Medianoche Foro Rol


~But it meant something to you... It meant something to me, too... ~
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Frozen Murders

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sunny M. Blood

avatar

Femenino Géminis Serpiente
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 08/05/2010
Edad : 28
Localización : Todos lados

MensajeTema: Frozen Murders   Sáb Mayo 08, 2010 8:53 pm

No son capítulos, es todo continuado pero es que voy escribiendo de a partes xD

Nombre: Frozen Muerders Rolling Eyes
Género: Asesinato(Éso es un género? xD)
Historia: Original

Su espiración era agitada, su aliento era notable. Temblaba, estaba asustado y no sabía qué dirección tomar. Había corrido durante un tramo de las escaleras bastante largo y hasta había corrido peligro de caerse. La situación no era de las mejores; se habían quedado sin provisiones, el sistema de seguridad les había fallado, y todo recurso que pudiesen tener se había perdido como si nunca hubiese existido. El lugar estaba a oscuras, solo rezaba porque no lo encontraran aunque vamos, si de todas formas si no moría así lo haría en la nieve, por la hipotermia. Aquél silencio sepulcral le daba mala espina, las ventanas estaban mugrientas y todo conllevaba a una atmósfera típica de las películas de terror. Sonrió, que paradójico, a él le encantaban esas películas y siempre había soñado con participar de una pero ahora que sabía lo que sentían los verdaderos personajes y era parte de aquello que había anhelado pero dejado a un lado, no lo quería. Lo rechazaba, le daría el papel a alguien más. Prefería ser el espectador que botaba en el asiento por los sustos a ser la víctima, el mártir. Aquella chaqueta gruesa no cumplía nada bien la función por la cual había sido creada, si objetivo era el mantener el calor corporal pero cada vez, a cada respiro, sentía que se le iba enfriando cada vez más, estaba calado hasta los huesos y el estar mojado no le ayudaba en nada, de hecho, no sentía los labios siquiera. Sonrió sin hacer ruido pensando en lo gracioso que sería verse a si mismo con los labios morados, el rostro azul pálido. Nunca se puso a pensar en cómo terminaría su vida pero definitivamente jamás se habría imaginado que de esa forma. Lo peor de todo es que no sabía porqué, solo sabía que debía esconderse y... esperar. Esperar algo. Un milagro, un rescate, lo que sea.

La madera, congelada por el intenso frío crujió audiblemente bajo el peso de unos pasos que a penas se escuchaban. De acuerdo, ya era la hora. Cerró la boca, la cual tenía reseca y no le sabía nada bien. Miró la pared que estaba frente a él, en un silencio extremo con la vana esperanza de poder burlar a aquél que le estaba persiguiendo. Pensó en la familia que alguna vez tuvo, en que aún seguía peleado con su padre y que su madre seguramente estaría en sus cuartos finales postrada en una cama en el hospital Good Samaritan, LA. Mientras tanto cerró los ojos y se apoyó contra la pared recubierta de escarcha, mala idea. Estaba el doble de congelada que él mismo, le dio un escalofrío que hasta le erizó el cabello de la nuca y los brazos. Vamos ¿A caso le quería hacer sufrir mas de la cuenta? Ni que fuese tan difícil matarlo y ciertamente ahora si deseaba la muerte para poder borrar la imagen de Emily. Y ella estaba ahí, mirándole con su dulce preocupación de siempre, con esos grandes ojos verdosos y su cabello de distintos y hermosos tonos rojizos que caían en suaves mechones por sobre sus hombros y espalda. Sus fracciones estaban impregnadas de preocupación, terror, tristeza devastadora. Para completar el cuadro y darle el toque perfecto, la cereza del pastel, ella portaba aquél vestido que le había visto lucir esa noche y solo esa noche. El reluciente azul marino y los volados de gasa estaban manchados con un lindo tono borgoña, gotas irregulares completaban aquella obra maestra de su parte. Bajo eso se podía apreciar con mucho de talle la apertura del estómago de una forma que muchos considerarían desagradable, pero no él, él la había amado tanto por como era por fuera como por dentro, en todos los sentidos de la expresión. Ella no poseía órganos, ninguno, estaba vacía.

Parpadeó con fuerza, estaba sonriendo como bobo, le dolía no tenerla, pero había disfrutado y atesorado en su memoria cada momento, cada corte, cada grito, cada sollozo, cada plegaria, cada mirada, todo, todo estaba en su cabeza. Lo recordaba tan nítidamente que hasta podría describir exactamente sus movimientos, la forma en que le había pedido que la dejase en paz, esos ojos llenos de lágrimas, la forma en que sus labios se movían cada vez que hablaba, siempre, todo, todo volvía a su mente. Cerró los ojos, pero ella seguía allí, testaruda a irse, a desaparecer. Siempre le había encantado llevarle la contraria, nunca le había dado la razón por mas equivocada que estuviese y él amaba escuchar aquellos argumentos sin sentido que ella refutaba. No entendía, no sabía cómo es que se le daba tan bien el hablar, con unas pocas palabras podría hacer sonar la burrada mas grande del mundo como algo sabio y de un significado profundo. Ella había sido única y lo mejor de todo, es que había sido enteramente para él. Nunca hubo otro, nadie mas la tocó mas que él y eso le complacía de sobremanera. Su mente seguía divagando, sumergiéndose en el fondo de esos exquisitos recuerdos tintados de sangre.

La carta había llegado, bajó corriendo las escaleras mientras escuchaba el crujido de los escalones al aguantar su peso por lo menos unos segundos, qué quisquillosos pensó rodando los ojos. De un tirón y como tenía bien en claro que no tenía llave, abrió la puerta para recibir al cartero. El hombre lo miró medio sorprendido, no se esperaba que le abrieran antes siquiera de llamar a la puerta o tocar timbre. El caso es que Scott había estado mirando por la ventana desde las 6.46 am y se había desilusionado muchísimo al comprobar que el cartero no pasaba hasta las 11 del mediodía.
- ¡Buenos Días! -Se le notaba enérgico, una sonrisa recorría su rostro y le hacía parecer mucho más joven de lo que en realidad era. Su vestimenta, típica y casual aunque bastante arreglada para la mayoría de las personas, constaba de unos jeans oscuros y una camisa negra con los dos primeros botones abiertos. Se había arremangado las mangas y mostraba su tono miel natural. El cabello oscuro lo llevaba todo revuelto y para completar portaba en los pies unos zapatos negros bastante elegantes pero muy a corde con lo que llevaba puesto.
- Uhm, eh, Buenos Días -La vacilación era algo que Scott no toleraba, le parecía una señal de inseguridad y estupidez, como si el cerebro del que tuviese en frente no pudiese procesar bien lo que pasaba a su alrededor, se fijó en que aún se le notaba algo afectado. El pobre cartero siempre había pensado que el tipo era algo raro, le había visto varias veces observando por la ventana y la verdad es que se sentía demasiado incómodo en su presencia, sus ojos azules eran penetrantes. Sentía que le estaba examinando con rayos X, que podía ver en lo mas oscuro de su alma y que sabía todos sus secretos. Algo bastante escalofriante si uno se ponía a pensar. Con una lentitud tortuosa metió la mano en su bolsa y extrajo un sobre, se le tendió.- ¿Esperaba la carta? -Preguntó, aunque en vez de haber sonado irónico había parecido mas bien una pregunta de verdad, completamente sorprendido. Su rostro demostraba lo anonadado que estaba y lo incómodo que se sentía.
- Pues si, es muy importante para mi -Le quitó el sobre de las manos con un poco de brusquedad que escondió realmente bien con una sonrisa de esas encantadoras que hacían caer a todas las niñas. Él era profesor, daba Literatura en la Universidad Stanford. Miró lo que tenía entre sus manos como si fuese algo que pudiese corromper, pervertir, algo que podría ser objeto de deseo de cualquier persona. El cartero asintió como si tal cosa, en realidad, le parecía un tipo raro. Bueno, raro se quedaba, sin dudas, corto.
- Espero que sean buenas noticias -Él solo contaba los segundos para marcharse, pero extrañamente le invadía cierta curiosidad en saber qué cosas pasaban por la mente del Sr. Withe. Siempre se le veía como un hombre que sabía mucho de todos los temas que uno se podía imaginar, raro hasta lo imposible, intimidante en exceso, uno requería de mucha actitud para mantenerse a su lado o si quiera mantener su mirada, muy pocas personas parecían ser de su agrado. Scott asintió y soltó una risa, estridente, fresca, el cabello se le había desacomodado más aún.
- Ya lo puede usted creer, que tenga buen día -Y así como así, le cerró la puerta en las mismas narices al cartero que se quedó parado durante un minuto entero ahí. Con una cara que, sinceramente, daba a pensar que había estado intercambiando palabras con un maniaco total y lo que pasa es que él no sabía que en realidad así era. O la gente común creería que era.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Isabella Valenti

avatar

Femenino Pez Cabra
Cantidad de envíos : 97
Fecha de inscripción : 19/04/2010
Edad : 26
Localización : Donde me busques...

Puntos
Puntos obtenidos:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: Frozen Murders   Lun Mayo 10, 2010 2:54 pm

Al leer en el chat que estaabs escribiendo un fic me
has abierto la curiosidad y he acabado leyendolo=)

Desde la primera palabra hasta la ultima consigues que el que
esta leyendo no pueda apartar los ojos esperando saber que ocurrira.

La trama me parece muy interesante y estoy deseando conocer
mas a ese maniaco de Scott!!!^^

Siguela pronto porfi pleaseee!!jajaja

Un besoo!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Edgar Baster

avatar

Cantidad de envíos : 757
Fecha de inscripción : 28/03/2010

Puntos
Puntos obtenidos:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: Frozen Murders   Lun Mayo 10, 2010 3:45 pm

hey esta guay, espero la proxima parte ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sunny M. Blood

avatar

Femenino Géminis Serpiente
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 08/05/2010
Edad : 28
Localización : Todos lados

MensajeTema: Re: Frozen Murders   Lun Mayo 10, 2010 3:49 pm

Wao, eso me tomo por sorpresa o.ó Gracias *-* Luego subire la segunda parte xD Aún tengo que escribir la tercera...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sunny M. Blood

avatar

Femenino Géminis Serpiente
Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 08/05/2010
Edad : 28
Localización : Todos lados

MensajeTema: Re: Frozen Murders   Mar Mayo 11, 2010 7:50 pm

Aquí va la segunda parte, parece que no tuvo tanto éxito >.<

Al fin se había librado de ese cartero que no tenía dos dedos de frente para darse cuenta que él no quería tanta cháchara banal como le estaba dando. Tenía otros asuntos mas importantes que atender, cosas mas productivas en qué gastar su tiempo y esfuerzos como por ejemplo leer esa carta que ahora reposaba sobre la mesa. No sabía bien por cuanto tiempo mas estaría esperando, tampoco entendía porqué esperaba o qué esperaba. Rió, esta vez su risa fue pequeña, divertida y rayando en lo tonta. Tomó el papel que tan tentado lo tenía y lo abrió para a continuación leer con suma avidez su contenido, en sus labios reposaba una sonrisa tranquila y confiada como si supiese exactamente palabra por palabra lo que diría ese comunicado que le había llegado hacía solo un par de minutos. En efecto, le habían concedido el permiso para hacer el estudio porque aunque él fuese profesor de Literatura también tenía bastos conocimientos sobre la geografía y biología marina. Tenía un proyecto en mente, uno que le hubiese costado una fortuna de no haber sido por la Universidad que decidió costearle el viaje. Ahora le esperaban seis meses en la Antártica estudiando los terrenos limítrofes y su fauna salvaje, siempre le había interesado y siempre había soñado con ello. Ahora solo faltaba decírselo a Emily, no tenía una idea clara si ella querría quedarse ahí a esperarlo o preferiría acompañarle en esa aventura descabellada que se había propuesto hacía mucho tiempo, cuando aún era un niño que todavía no había entrado en la adolescencia. Aún se recordaba, desgarbado, el cabello siempre desordenando (Tal como ahora), sus ojos siempre estaban risueños y sumamente cristalinos, bastante flacucho y alto, muy alto para tener la edad que tenía. Podía hacerse pasar por un joven de unos tres o cuatro años más.

Dobló con un cuidado especial el trozo de papel y lo puso en el bolsillo de su camisa, como era mas largo resaltaba un borde blanco en todo el negro de la tela, esperaba que su amada lo notase rápido y se interesara. Ya se la imaginaba colgada de sus brazos rogando por que le dijese de qué iba esa misteriosa carta, es que ella era así, no se rendiría, daría vuelta el cielo y la tierra y si te gritaba ya era mejor que empieces a correr. Él no había conocido a ser mas cruel y hermoso que ella, todo una niña, su princesita. Camino con pereza por la sala hasta desplomarse con agilidad sobre su sofá individual que tanto le gustaba, apoyó la cabeza contra el respaldo y miró el techo revestido en madera como toda la habitación. El momento y el silencio le ayudaban a pensar que no tenía nada que hacer, que era Sábado en la mañana y que su amor estaba de compras o eso es lo que le había dicho hacía dos días por la noche antes de irse a la cama para visitar el mundo de Morfeo. Cerró los ojos teniendo como última visión su estantería rebosante de libros de todas las clases, colores, tamaños, texturas. y tapas, con diferentes formatos de letras, distintos autores y los cuales estaban acomodados cuidadosamente por letra y género. Era amante nato de la lectura y sería todo una paradoja si no le gustasen los libros siendo el profesor de esa materia que tanto tenía que ver con ellos. Por unos momentos, dejó de sentir y de escuchar, todo se había vuelto una nebulosa confusa y calma, era como ir al ralenti. No sabía cuanto tiempo había estado así, no le importaba ya que tenía tiempo de sobra en aquél día y la verdad es que le había venido bastante bien hecharce una cabeceada en ese momento dado que se había despertado muy temprano en la mañana cuando podría haber dormido mucho rato mas. El caso es que la carta le tenía exitado y casi no había podido dormir aquella noche.

Abrió los ojos para poder deleitarse con el rostro de su niña, tan perfecta como siempre, todo le hacía lucir espléndida incluso si eran unos pantalones de razo multicolores y un top naranja fluo, le combinaría con su cabello, sin dudas. Lo miraba con esa cara que ella siempre tenía, esa que le hacía recordar que tenía en un rincón de su mente una parte buena, una parte cuerda, una parte que era, digamos, lo mejor de él. Ella sabía sacar lo mejor de él. Se quedó medio segundo embobado con la vista, ella tenía sus ojos clavados en los de él como nadie nunca podía hacerlo. Sabía como lidiar con su mirada penetrante, como hielo en estado puro, estaba consiente de que a la persona quien amaba tenía pensamientos descabellados, locos, excentricos, que era un ególatra, un narcisista y que la amaba con todo su cuerpo ser y alma como ella también lo hacía. Fruncía el ceño, lo tenía tomado por los hombros y lo estaba moviendo de un lado hacia el otro para despertarlo, hacía tan solo cinco segundos que había llegado a la casa o eso se podía adivinar dado que las bolsas reposaban o mejor dicho, estaban tiradas junto a la entrada de la estancia y ella llevaba las gafas de sol levantadas. Ese vestido rosa pastel que portaba, ceñido al cuerpo, resaltaba esas pequeñas curvas que casi no se veían porque era muy flaca, era curiosamente flaca. Hacía algunos meses Scott la había descubierto en el baño, era bulímica, pero le había mandado a rehabilitación y había surtido efecto.

- ... ¿Me escuchas? ¿Estas escuchando lo que te digo? -exigió mientras se llevaba las manos a la cadera y daba golpecitos en el suelo de madera con el pie. Tenía tacones. Lo dedujo por el sonido tan estruendoso que provocaba para sus oídos sensibles ya que recién se despertaba de hecharce una buena siesta. Calculaba que ella se había demorado mas de lo que habían acordado y que él no desperdició ese tiempo, de todas formas le sorprendió el hecho de poder dormir tanto.
- No realmente -sincero, había que serlo con ella porque lo peor que podías hacer era mentirle porque lo sabría al segundo después de dicha aquella mentira. Y luego, había que ganarse su confianza nuevamente con toneladas de mimos y promesas que no podían quedarse sin cumplir. Emily era complicada, era tan complicada como Scott y tan diferente que asta parecían agua y aceite. Obviamente se complementaban y tenían alguna que otra similitud pero no había que subestimar a la chica porque era peligrosa. Ésa era otras de las cosas que le gustaban, que no era lo que aparentaba. Podía darte a entender por su apariencia que era una joven débil, delicada, dulce y fácil de herir y en verdad lo era, pero por dentro era una leona, era peligrosa, podía darte un manotazo en la cara y tenía la mano tan pero tan pesada que hasta te dolería y te dejaría una marca roja como para que la recordaras. Sus gritos eran tan altos que los vecinos temían discutirle y podía mandarte a la mierda sin un mínimo esfuerzo. En cierta parte si, era fácil de herirla pero siempre recaía en la furia, era muy enojona y él se lo repetía a diario. Pero le encantaba, con todos sus defectos y demás, le encantaba.
- Oh, bien, bien, que bueno -bufó molesta mientras se daba media vuelta, se quitaba las gafas y se dirigía rumbo a la cocina, con sus tacos resonando. Sus posadas eran fuertes y claras. Si, en efecto, estaba completamente indignada por ser ignorada de esa forma. El ojiazul rodó los ojos y se puso en pie sin ningún tipo de esfuerzo para seguirla como perro faldero aunque él no lo era en absoluto siempre había dependido irracionalmente de la pelirroja.
- Me ha llegado algo -alardeó como para incitarle, para sembrar la semilla de la curiosidad, para hacer que ella dejara de lado su pequeño berrinche de niña pequeña y le prestara atención a algo que a él le importase de veras. Y como si lo hubiese predecido, Emily ya estaba junto a él, con las manos reposando sobre su pecho y los ojos abiertos, tan abiertos, que parecían los platitos que se usaban para las tazas de café.
- ¿Qué, el qué, qué es, qué? -Se la veía emosionada y como no si el chico había estado casi insoportable por esa tonta carta que tan genial era. El muchacho no pudo hacer mas que reír mientras con una mano rodeaba su cintura y la otra se encargaba de sacar aquel objeto tan extraordinario y simple como una carta, papel, una de las sustancias mas comunes del mundo. Su sonrisa cínica apareció en los labios, presente en todo momento en que la necesitase y le entregó el sobre. La chica la tomó con sumo cuidado, como si temiese que con un solo descuido pudiese romperla, hacerla pedazos o, si le mirábamos por otra parte, que ella misma pudiese cortarse con el papel que ahora podía presentar ser un peligro, no mortal, pero si un peligro para su piel. La leyó, la releyó y la volvió a leer. - ¡Scott, Scott! -No lo creía, no se lo creía, no podía siquiera imaginarlo. ¡Lo habían aceptado! Por fin le habían concedido el permiso con los gastos pagados. Lanzó un gritito de euforia y lo abrazó en un arrebato de alegría infinita, como solo ella podía expresar en ese momento, como solo ella podría pasarle toda esa felicidad y orgullo a través del contacto o del ambiente. Él, también se sintió así. Sorprendentemente era tal la felicidad de la muchacha que lo contagiaba.
- Lo se, linda -siguió sonriendo, franco, lleno de esas emociones que lo aplastaban. Había cerrado sus brazos en torno a la cintura de la joven, como para que no se le escapase jamás, y es que no estaba dispuesto a dejarla ir. Quería tenerla con él hasta que terminasen sus días como un simple mundano y eso lo tenía planeado ya. La miró, apartándose un poco como para tener una mejor visión de su rostro, notaba las pecas casi imperceptibles de la chica que moteaban y decoraban su nariz y mejillas de una forma adorable.- Solo tengo una pregunta para ti -hizo una pausa como para dejarle lugar a ella, a que dijese algo si quería hablar y además, eso le confería cierto aire de suspenso a la cosa- ¿Me acompañarás o te quedarás?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Frozen Murders   

Volver arriba Ir abajo
 
Frozen Murders
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cuarta Etapa (Frozen): guardian del pilar del Pacifico Norte
» reseña PYRAMIDAL: FROZEN GALAXIES (KRAUTED MIND RECORDS, ALEMANIA) 2013
» ETAPA 2: RELOJ DE FUEGO (FROZEN)
» Evento Primaveral: Frozen Fever [Todos invitados]
» ¿Frozen es una copia de el Rey leon?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Medianoche Foro Rol :: OFF ROL :: Creatividad :: Fan-Fics-
Cambiar a: